Mata Ortiz: Las Historias No Contadas, Parte Tres

LAS HISTORIAS NO CONTADAS DE PAQUIMÉ Y

MATA ORTIZ (PARTE TRES)

Por Ron Goebel y Nancy Andrews

Del mismo modo, los artistas jóvenes de la actualidad rápidamente le dan crédito a la comunidad por sus logros y comparten sus triunfos con colegas. El premiado alfarero Héctor Gallegos Junior avanza hasta el punto de darle el crédito a la tierra misma, junto con sus padres, por su inspiración y logros. “Todos nuestros materiales”, explica, “provienen de nuestra tierra, así que es muy importante para mí. La mayoría de nuestras tierras se han cultivado por mi familia durante muchas generaciones. Además de la alfarería, la mayoría de las personas vive de su tierra. Debido a mi amor por la naturaleza, comencé a representar a los animales y insectos del norte de México en mis trabajos de alfarería”. Gallegos continúa y ilustra su devoción por la comunidad de Mata Ortiz. “Cuando viajamos a exhibiciones, mostramos nuestro trabajo, pero también hablamos de la comunidad. No solo nos promocionamos a nosotros mismos. Promocionamos a toda la comunidad. Por ejemplo, Group of Seven es una nueva asociación civil de artistas que apoya a estudiantes locales con becas”. El premiado alfarero Diego Valles cree lo siguiente: “En Mata Ortiz, somos en verdad una comunidad de artistas. Creo que es por eso que no tenemos límites”.

“La revisión es el alma de los estudios históricos. La historia es un diálogo continuo entre el presente y el pasado. Las interpretaciones del pasado están sujetas al cambio en respuesta a nuevas evidencias, nuevos interrogantes a partir de la evidencia y nuevas perspectivas obtenidas con el paso del tiempo”. James McPherson

De hecho, los alfareros contemporáneos de Mata Ortiz comprenden las oportunidades ilimitadas para aquellos que tienen ideas de diseño vanguardistas y la disciplina para ejecutarlas. Iván Martínez, un ambicioso estudiante de marketing de 24 años de la Universidad de Paquimé y oriundo de Mata Ortiz, relata su éxito de 2014. “Ese año tuve el privilegio de ir a Tonolá, Jalisco”, cuenta Martínez. “No estaba acostumbrado a ir a competencias de alfarería. Ese año, tuve el coraje de presentar una pieza. Para mi sorpresa, mi trabajo ganó el segundo lugar a nivel nacional. Gracias al premio, tengo la motivación para continuar”. Su hermana, la premiada Viviana Martínez, de 19 años y también estudiante universitaria, le da el crédito a su hermano Iván por su propia motivación disciplinada. “Mis padres, hermano y amigos me mantienen innovadora. Cuando voy a la escuela y les digo a mis amigos lo bien que me está yendo, se sorprenden por todos los premios que he ganado y me dicen lo orgullosos que están de mí”, relata.

Ahora la tecnología moderna contribuye a la amplia variedad de posibilidades de promocionar la alfarería y, por lo tanto, de ganarse la vida con el arte. La apremiada alfarería Carla Martínez de Mata Ortiz señala que alrededor del 30% de los artistas jóvenes en el pueblo están conectados a Internet y usan correos electrónicos, Facebook y otros medios de comunicación para contactarse con potenciales compradores. La apremiada Elvira Bugarini Cota es una de las promotoras en línea. Bugarini expresa: “Nuestros nuevos clientes aparecen por Internet. Tenemos clientes por Internet que llaman desde Cancún, Puerto Vallarta, Playa del Carmen y Acapulco. Sí, Internet nos ha ayudado. Gracias a él, hemos podido llegar a personas de otros lugares que no conocían nuestro trabajo, gente de Francia, España, personas que no sabíamos que podían estar interesadas en nosotros. Internet nos ha servido mucho. Estoy orgullosa de lo que hemos logrado”.

En 2013, la hermana de Bugarini, Laura Bugarini Cota, ganó el primer lugar en la competencia nacional de alfarería en Tlaquepaque, Jalisco. Elvira Bugarini enfatiza lo siguiente: “A partir de 2013, hemos visto más interés en nuestro trabajo por parte de la gente en México. Vemos que las personas de México están interesadas en hacer que nuestro trabajo sea bien conocido a nivel nacional”. En cuanto al triunfo, Laura Bugarini reflexiona: “Este es el honor más grande que he tenido. Recibí el premio en Tlaquepaque, Jalisco. Lo recibí de las manos del presidente Peña Nieto. Es un gran honor para todos, para mí y para todos los alfareros de aquí que trabajan con barro. El premio es para todos nosotros”.

Así, en el siglo XXI vemos que la alfarería de Mata Ortiz es reconocida en México y más allá. La tradición que comenzó hace siglos con los alfareros de Paquimé, las ollas que replicó Manuel Olivas en la década de 1950 bajo la tutela de su abuela, Leonor Parra, el arte que recrearon Félix Ortiz, Salbador Ortiz y Rojelio Silveira y otros en la década de 1960, el arte que se volvió más amplio con el ingenio de Juan y Nicolás Quezada, ahora recibe extendido reconocimiento nacional e internacional. Ese reconocimiento les permite a los alfareros de Mata Ortiz continuar viviendo del arte y compartir su buena fortuna con otros. Como dice el maestro alfarero Macario Ortiz de Porvenir: “El sol brilla para todos”.

Copyright © 2016 Ron Goebel. Todos los derechos reservados.

Overview of Mata Ortiz

Overview of Mata Ortiz

2012-09-17 13.27.41

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>